domingo, 23 de agosto de 2015

Guatemalas regering i sönderfall

Det var då, september 2007, Otto Perez var optimistisk och säker på valsegern som skulle placera honom på
presidentposten i januari 2008. I dag är han allt ensammare i presidentpalatset.




Guatemalas regering i sönderfall
Av Dick Emanuelsson
 
Regeringen Otto Pérez Molina verkar nu räkna sin sista dagar. I fredags öppnades vägen för en ”Politisk Rättegång” mot Perez. Han har hittills vägrat att låta sig förhöras och hänvisar till sin politiska immunitet. Perez anklagas som hjärnan bakom en korruptionsskandal som skakar Guatemala sedan april månad. Hans egna lämnar nu in sina avskedsansökan.

Roxana Baldetti.
Hans vicepresident Roxana Baldetti fängslades och fördes till ett militärfängelse förra fredagen. Dagen efter lämnade fem ministrar in sin avskedsansökan. En allt högljuddare folklig opposition kräver att president- och parlamentsvalen den 6 september ska ställas in. 

Med tanke på att Perez nu vägrar att låta sig ställas inför rätta, kan det vara intressant att se vad han sa i en intervju jag gjorde med honom den 8 september 2007, sista dagen för valkampanjen:

– Jag är beredd som en öppen och demokratisk officer att samarbeta i alla utredningar som måste göras. Det är därför vi har de adekvata institutionerna (åklagarämbetet) där det borde utredas. Vi kommer att gör allt för att varje utpekande och anklagelse ska utredas och undersökas. För jag tror att jag kan kämpa mot straffriheten som existerar i Guatemala.


* Colombiansk HD-domare

Ivan Velzquez, Cicig.
Perez anklagas nu för att ha varit hjärnan inom en organisation med flera dussin statstjänstemän inom Tullverket men också inom hans eget parti. De har tagit ut skatter och avgifter som gått in på olika konton personliga konton. Vicepresidentskan avgick den 8 maj från sin post och den 21 augusti utfärdades en domare arresteringsorder. Misstankarna fanns hela tiden mot Molina men vid den tidpunkten kunde de inte ledas i bevis.

I Guatemala verkar sedan flera år FN:s Kommission mot Straffrihet, CICIG. Den leds av den respekterade colombianske före detta domaren från Högsta Domstolen, Ivan Velazquez, bokstavligt hatad av den förre presidenten Alvaro Uribe. Bakgrunden är att Velazquez grep och dömde nära ett hundratal av Uribes närmaste män för dess kontakter med de paramilitära dödsskvadronerna i Colombia. Dessa garanterade dessa korrumperade politiker en säker plats i kongressen, borgmästarhuset eller i kommunalfullmäktige via dödshot av väljarkåren.

Marcelo Colussi.
Flamman har talat med Marcelo Colussi, forskare på IPNUSAC, Institutet för Nationella Problem på det statliga universitetet San Carlos i Guatemala:

* Det är två veckor innan valet och landet verkar snart inte ha någon regering. Vad händer?

– Vi står inför en djup politisk kris. Det är ingen revolution, en verklig grundlig social förändring utan en jordbävning i den institutionella sfären. I verkligheten händer inget i grunden för kraven som demonstrationerna har ställt är inte strukturella.

– Men utvecklingen med dessa beslut och gripanden har skapat ett nytt scenario som ingen egentligen vet hur ska lösas. Valet den 6 september ska genomföras med de gamla vallagarna varför folket är mycket skeptiskt och känner att ”allt kommer att förbli vid det gamla”.

* Är det ett isolerat falla av korruption eller handlar det om en allmän korruption?

– Korruptionen, och med den straffriheten är i Guatemala endemisk. Alla maktsfärer inom statsapparaten är korrumperade och det genomsyrar all aktivitet, inklusive åklagarämbetet som har stött Perez och som är totalt underordnad USA-ambassaden.

* Vilken roll spelar USA i Guatemala?

– De agerar enligt en mycket utstuderad plan. För USA är det en nästan en livsnödvändighet att hålla den centralamerikanska och karibiska regionen som sin helt oantastliga ”Bakgård”, i synnerhet inför de kinesiska och ryska framgångarna på kontinenten. För sin geostrategiska dominans behöver USA ”vänskapligt sinnade” länder.

* Hur agerar den sociala, folkliga rörelsen?

– Det finns en lång tradition av motstånd i den sociala rörelsen och denna har sedan tidigare krävt djupa grundläggande förändringar av Guatemala. Men i rörelsen mot korruption som har vuxit fram har folkrörelsen intagit en sval attityd för den vet att det är Washingtons projekt och delar av den nationella oligarkin som står bakom. Vänstern är splittrad och kommer kanske att få 1-2 procent i valet. I nuvarande situation finns det inget parti eller rörelse som kan leda de missnöjda och kanalisera kampen mot något mer avancerat än mot korruptionen.





Entrevista: El gobierno guatemalteco se desploma

Septiembre 2007, Otto Pérez optimista y victorioso. Hoy abandonan sus ministros el gobierno para salvarse el “pellejo”.




El gobierno guatemalteco se desploma

Por Dick Emanuelsson, ANNCOL



ANNCOL / TEGUCIGALPA–CIUDAD de GUATEMALA / 2015-08-23 / El gobierno de Otto Pérez está por llegar a sus últimos días. Cuando ponemos los últimos detalles de este artículo llega la noticia que no se sabe del paradero del presidente guatemalteco. El viernes pasado fue detenida la vicepresidenta Roxana Baldetti. Ayer sábado renunciaron cinco ministros, ligados al empresariado en Guatemala.



“La jueza de turno Carmen Pocón Hernández intentó, sin éxito, realizar esta tarde una exhibición personal en la residencia del presidente Otto Pérez Molina, en la zona 15 capitalina, luego de que un abogado solicitara por la mañana determinar el paradero del mandatario, quien no ha sido visto desde el viernes 21 de agosto cuando fue implicado en la red de defraudación La Línea”, informó el diario guatemalteco Prensa Libre en su edición digital este domingo.



El viernes pasado el Juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, ordenó la captura de la vicepresidenta Roxana Baldetti por los delitos de asociación ilícita, caso especial de estafa, defraudación aduanera y cohecho pasivo. Baldetti ahora se encuentra detenida en la cárcel militar del cuartel Matamoros.



La promesa electoral 2007 de luchar contra la impunidad

En una entrevista [https://app.box.com/s/ui9yvlbei0r29yhi9ebj3h4qmxkny399] que hice con Otto Pérez Molina el 8 de septiembre de 2007, en la clausura de la campaña electoral, el entonces general del Ejército Nacional decía:



– Estoy dispuesto como un oficial abierto y democrático de colaborar en cualquier investigación que se tenga que hacer. Para eso están las instancias adecuadas y es ahí donde se debería trabajar. Vamos a dar respuesta para que aquí se abra, para que cualquier señalamiento que salga a la luz pública que se investigue y creo yo que esto puedo luchar contra esa impunidad que nosotros vamos a luchar muy fuerte contra la impunidad que existe en Guatemala.



Usted como un (eventual) presidente el 14 de enero de 2008, ¿podría hacer como hicieron en Paraguay después de la dictadura de Alfredo Stroessner, es decir, abrir los archivos de la Policía Nacional y las Fuerzas Militares?



– ¡Totalmente! Yo creo que ya están abiertos. Creo que ahorita es más cuestión de semántica y decisión. Yo creo que los archivos no tienen nada que guardar. Yo dije, después que se firmaron los Acuerdos de Paz, yo critiqué a los mismos mandos militares que estaban en mando en ese momento por no haberlos abierto, por no haber ido a exponerlos planes y todo que se hizo en su momento. Que aunque no era una justificación creo que muchos guatemaltecos no hubieran entendido muchas cosas. No se hizo pero ahora nosotros vamos a apoyar para que se abran esas cosas.





“UN TERREMOTO EN LA ESFERA INSTITUCIONAL”



Marcelo Colussi.
MARCELO COLUSSI es Psicólogo y Licenciado en Filosofía e Investigador del IPNUSAC, Instituto de Problemas Nacionales en la Universidad de San Carlos en Guatemala. ANNCOL conversó con él para entender el fondo ¿qué es lo que está pasando en Guatemala? Desde hace meses hay grandes movilizaciones en la capital exigiendo un fin de la corrupción e impunidad.



Guatemala el 23 de agosto ¿está quedando sin presidente y gobierno dos semanas antes de las elecciones? Cinco ministros, como dice el dicho, “abandonan el barco como ratas”.

– Estamos ante una profunda crisis política. No es una revolución, un verdadero cambio social, pero sí un terremoto en la esfera institucional. En realidad, nada cambia en la base; el país sigue presentando su misma radiografía de siempre:



·         53% de la población bajo el límite de la pobreza (con un ingreso de 2 dólares diarios), la mitad de la población económicamente activa urbana y

·         90% en área rural no cobra siquiera el salario mínimo (que, de hecho, si se cobrara completo apenas cubre la mitad de la canasta básica); las grandes mayorías (indígenas en lo fundamental) siguen excluidas y sin acceso a los satisfactores mínimos (salud, educación, vivienda, microcréditos para la producción, infraestructura básica),

·         El 20% de la población es analfabeta; los indígenas siguen siendo la mano de obra barata para el trabajo estacionario en las fincas de azúcar y café o para el servicio doméstico urbano;

·         La violencia y la impunidad dominan la escena (15 homicidios diarios por diversos motivos); reconocido por el propio Ministerio Público que el 90% de los delitos nunca se juzgan;



– Las herencias de la guerra interna nunca se atendieron ni parece que se vayan a atender, etc., etc. Es decir: se vive una crisis política pero sin repercusiones reales en la estructura socio-económica. Es algo más coyuntural y superficial. Algunos sectores (clase media urbana en lo fundamental) se han movilizado, pero no se están pidiendo cambios estructurales. Sólo se habla de la corrupción como el gran problema nacional (que, en realidad, es un problema, pero en todo caso funciona como síntoma de una historia y una estructura mucho más profunda y compleja).



– En este momento la crisis que trae la detención de la ex vicepresidenta (amante del presidente) y la implicación de éste en los delitos de corrupción, que probablemente terminará con su detención, crea un escenario novedoso que nadie sabe cómo se resolverá. Al día de
hoy, tal como están las cosas, las elecciones se hacen el 6 de septiembre, siempre con la antigua Ley Electoral y de Partidos Políticos, por lo que la ciudadanía se muestra muy escéptica, pues siente que será más de lo mismo. Es muy probable que haya una alta
abstención así como un fuerte porcentaje de voto nulo. La población está hastiada de la clase política. Los ilícitos de los que se acusa al Poder Ejecutivo son la dominante en toda la clase política, casi sin excepción, por eso hay mucho malestar y asco ante tanta corrupción
generalizada.





“INTERESES MUY FUERTES (DE WASHINGTON”

¿Esto es solo un caso solitario de corrupción donde unas cuantas personas han robado de una institución estatal o es algo generalizado?



– La corrupción, y junto a ella la impunidad, son males endémicos en Guatemala. Todos los poderes del Estado están corrompidos por una generalizada corrupción que lo atraviesa todo. En realidad, esta es una constante histórica, desde la época de la colonia española.
Llegaban los conquistadores, según escribió un cronista del siglo XVI, a “servir a su Majestad, a traer la fe católica y a hacerse ricos”. Los títulos nobiliarios que se compraban por aquel entonces son el antecedente de la corrupción e impunidad que marcan la historia.



– Para muestra: la cabeza visible de la época más cruenta de la represión en la guerra interna, el general José Efraín Ríos Montt, en el 2013 fue juzgado y sentenciado a 80 años de prisión inconmutable por delitos de lesa humanidad, y al día de hoy sólo pasó una noche en la cárcel, pues a través de artilugios legales se logró mantenerlo fuera, dando marcha atrás incluso con esa condena. Es decir: impunidad y corrupción son la esencia de esta historia.



– Ahora saltó el caso de presidente y ex vicepresidenta, pero eso tiene un valor simbólico, porque hay intereses muy fuertes (de Washington y de la oligarquía local) en que se golpee a las mafias actualmente en el poder. De todos modos, jamás un empresario o un finquero (que nunca pagan impuestos, y mantienen aún un virtual derecho de pernada en muchos casos), es acusado de corrupto. En cierta forma, el Estado es visto como botín de guerra para una casta de políticos profesionales que hacen turno para ver cuándo les toca llegar a la función pública para enriquecerse rápidamente. Eso la población lo sabe y ya se toma como algo “normal”.



¿Hubiese sido posible destapar este robo y corrupción por parte de la fiscalía sin la participación de Cicig?



– De ninguna manera. El Ministerio Público (con una Fiscal totalmente favorable al presidente hasta hace unos meses, pero también agente de la Embajada de Estados Unidos, por lo que fue forzada a trabajar para el proyecto de Washington dándole la espalda a quien la puso en el
cargo) no tiene la capacidad operativa y mucho menos la voluntad política- para investigar todo lo que está investigando. ¡Ni tampoco lo tiene la CICIG! Los datos que permitieron destapar toda esta pudrición los proveyó (en secreto, por supuesto) la Embajada de Estados Unidos a través de la DEA, el verdadero cerebro en la inteligencia que se llevó a cabo.





EL INTERÉS ESTADOUNIDENSE POR SU “PATIO TRASERO”


¿Cuál es el papel de la embajada estadunidense en este ´affair´? ¿Aprovecha el Departamento de Estado contradicciones de la clase dominante guatemalteca para sus propios intereses?



– Podría decirse que en muy buena medida todo esto que se ha venido dando en estos meses es un plan muy bien orquestado por el imperialismo. Para Estados Unidos es de importancia capital, más aún ante el avance chino y ruso, mantener esta región de Centroamérica y
la cuenca del Caribe como absoluto e intocable patio trasero. Su frontera sur pasa ahora por lo que se conoce como Triángulo Norte de América Central: Guatemala, Honduras y El Salvador. [
Ver documento] [https://anncol.eu/index.php/opinion/item/1001-movilizaciones-en-guatemala-un-balance]. Aquí necesita para su geoestrategia de dominación continental países “tranquilos”, con “democracias” sólidas, que no sean una olla de presión lista para explotar en cualquier momento. Sin dudas la situación de Guatemala es explosiva.



– Después de la guerra de 36 años con 245,000 víctimas, nada cambió. Los 30 años de ”democracia” que se llevan vividos, ya con 7 administraciones que han desfilado por la Casa de Gobierno, no cambiaron nada de nada, y la situación social sigue al rojo vivo: hambre, explotación, violencia, desesperación de la gente (300 personas diarias parten como indocumentados hacia Estados Unidos para buscar trabajo allá). La corrupción es histórica, y en todo caso, es producto del sistema imperante (es el país de toda Latinoamérica, después de
Haití, con la menor carga fiscal -10% del Producto Bruto Interno-).



– Por otro lado, desde la época de la guerra, una casta de militares corruptos viene ganando espacio como actor económico, encargándose de “negocios sucios” (narcoactividad, crimen organizado, tráfico de personas y de armas, contrabando aduanero, deforestación de las selvas
de Petén). Se calcula que esas mafias manejan no menos de un 10% del PBI, disputándole protagonismo a la oligarquía tradicional. Esas mafias hace tiempo que ocupan importantes lugares en el Estado, pues se fueron perpetuando allí después de la guerra contrainsurgente.



– En este momento, de hecho, un kaibil como Pérez Molina dirige el Ejecutivo, habiendo colocado a su amante como vicepresidenta. Ante este estado de cosas, ante esta explosividad que no se sabe hacia dónde puede ir, vino el destape que hace la CICIG, poniendo contra la
pared a esas mafias, en un intento de desestructurarlas. Las declaraciones del Embajador de Estados Unidos, Todd Robinson, castigan fuertemente a esos sectores de “nuevos ricos”, poniendo todo el acento en la corrupción como nueva plaga bíblica. En realidad, lo que tenemos es una sopesada maniobra de Washington al modo de las ”revoluciones democráticas de colores” que se vieron en Europa, o de la Primavera Árabe; es decir: una supuesta movilización ciudadana, pacífica, que saca de en medio a gobernante no convenientes para la geoestrategia estadounidense.



– La oligarquía nacional centrada en su “sindicato” llamado CACIF (El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras) acompaña a la Embajada en esta lucha contra la corrupción. Y eso arrastró a los sectores clase-media urbanos, que son
básicamente los que han salido a la calle los días sábados a manifestarse en contra del gobierno. Esto puso en marcha un terremoto político que podría dar para profundizar la protesta política, pero pareciera que la jugada de Washington es manejar la crisis para que no
vaya más allá. Y eso es lo que está pasando, aunque hay sectores populares que quieren transformar la crisis institucional en una oportunidad de cambio social. Pero la correlación de fuerzas no favorece la causa popular. De momento todo se centró en la lucha contra la corrupción gubernamental, y de allí no se ha podido avanzar.



¿ELECCIONES EL 6 DE SEPTIEMBRE O UNA ASAMBLEA CONSTITUYENTE?


Hay sectores de la sociedad guatemalteca que dos semanas antes de las elecciones exigen que no las realicen el 6 de septiembre. ¿Tiene sentido?



– Justamente esos sectores que quieren ir más allá piden, desde hace tiempo, reformas a la actual Ley Electoral, el aplazamiento de las actuales elecciones y la movilización popular masiva para desacreditar totalmente a la actual clase política (ya de por sí totalmente
desacreditada), para pedir cambios más profundos. De ahí que se viene pidiendo la renuncia del presidente Pérez Molina desde hace tiempo, el aplazamiento de las elecciones y una Asamblea Constituyente que fije una nueva constitución, pensando en la refundación del Estado sobre nuevas bases.



– Hoy, nadie sabe qué pasa en estas próximas dos semanas. Como están las cosas, es muy probable que se llegue a las elecciones, pero la gente está harta de esta clase política. El que puntea la preferencia electoral, Manuel Baldizón (con apenas un 25% de preferencia) es otro exponente más de estas mafias (operador de carteles del narcotráfico, empresario corrupto ávido de poder no querido ni por la Embajada ni por el CACIF).




¿Y LA IZQUIERDA?


El movimiento popular, indígena, campesina, sindical e izquierda, ¿qué papel han jugado en estos meses de movilizaciones en Guatemala?



– Las reivindicaciones más profundas, que tocan lo sistémico, hace tiempo que estos sectores del campo popular lo vienen pidiendo. De hecho hay una larga tradición de lucha y resistencia contra toda la industria extractiva (minería a cielo abierto, monoproducción agrícola destinada a los biocombustibles en contra de la propia seguridad alimentaria, hidroeléctricas que atentan contra el medio ambiente). Para esta cruzada anti-corrupción que ahora se desató, alentada en muy buena media por la prensa comercial en contubernio con la oligarquía y
el proyecto de Washington, el movimiento popular se sumó tibiamente. Más que nada, las movilizaciones ante la Casa de Gobierno la protagonizaron capas medias, y en buena media estudiantes universitarios de la San Carlos, la universidad pública e históricamente combativa.



– El campo popular, los movimientos indígenas y campesinos, la clase trabajadora en su conjunto, si bien se sumaron, no fueron más allá. El pedido de una Asamblea Popular Constituyenteación del Estado no avanzó mucho en realidad porque no hay ninguna fuerza popular ni de la izquierda que pueda nuclear y dirigir esas demandas. La izquierda está fragmentada, en cierta forma desprestigiada (pues está dividida, un sector se va a presentar a las elecciones, sabiendo que tendrá una participación mínima, que con buena suerte es del 1 o 2%, y otro sector adversa eso). No hay en este momento alguien que puede conducir esta lucha y llevar el descontento popular a un plano que vaya más allá de la protesta contra la
corrupción.